Bruno Faucz

Referencia en el mercado brasileño por la fabricación de mobiliario personalizable de alto nivel, Bontempo celebra sus 40 años de historia con el lanzamiento de la silla Adélia.

La pieza hace alusión al inicio de la trayectoria de la empresa, que inició sus actividades en 1978, en la ciudad de São Marcos, produciendo sillas. Firmada por el diseñador Bruno Faucz, la pieza hace homenaje a la tradición de la familia en la producción de mobiliario en madera hace más de cinco generaciones.

Fundada por los hermanos Rosmar, Rudimar y Rudinei Stedile, la empresa nació de la inspiración por el oficio transmitido por los antepasados de los fundadores, que emigraron de Italia para Brasil cien años antes, y fabricaban sillas utilizando materiales como madera y paja. Esa pasión, aliada a las ganas de emprender e impactar positivamente en los hogares de las personas por medio de sus muebles, hizo que Bontempo se desarrollara manteniendo en su núcleo la búsqueda incesante por soluciones innovadoras y personalidad para los proyectos, cargando en su esencia la tradición del mobiliario italiano.

El lanzamiento de la Silla Adelia celebra esos 40 años de historia y también homenajea el trabajo de las cinco generaciones que la antecedieron, y que siguen como fuente de inspiración para que la marca continúe evolucionando. Es por eso que el modelo creado por Bruno Faucz está cargado de símbolos que remeten a este legado, comenzando por el nombre que hace tributo a la madre de los hermanos fundadores.

La silla impresiona también por el diseño, que busca traducir el alma de la marca en forma de mobiliario. Según el diseñador Bruno Faucz, la idea era crear un producto que, así como BONTEMPO, estuviese presente en todos los ambientes de la casa, participando de la vida de las personas de forma duradera. “Es una pieza con memoria, toda su base son los recuerdos de la historia de la empresa. Busqué aliar historia y tecnología de punta que creo son los pilares fundamentales en esta trayectoria de cuatro décadas”.

Con la creación de Adelia, Bontempo mantiene viva una tradición que llega ahora a su 6ta generación y pretende trascender muchas otras a lo largo de tiempo, pautando su crecimiento en una jornada sólida en la búsqueda por creatividad e innovación, aliada al diseño. Por eso, Faucz, incluso de forma indirecta, estaba presente en esta historia, por medio de sus piezas que componen la decoración de diversas tiendas por Brasil. “De esa identificación de ellos con mi trabajo surgió la invitación para diseñar un producto exclusivo. Fue un momento muy feliz, cuando la empresa me buscó y explicó la idea. Es una honra diseñar un proyecto que celebra una fecha tan significativa, 40 años es para pocos”, finaliza Faucz.

Bruno Faucz es catarinese, nació en 1986, creció con un papel y un lápiz en la mano. Es graduado en Diseño de Mobiliario desde 2007 con postgrado en Master Design International. Experimentó el diseño dentro de la industria por 7 años, tiempo en el que aplicó el diseño efectivamente dentro de una visión aplicada a la producción. Ha viajado por todo Brasil investigando los aspectos vinculados al “momento de compra”. Visita eventos nacionales e internacionales para seguir las tendencias del mercado.